Imagina que estás en tu escritorio y de repente comienzas a sentir un entumecimiento en los dedos de tu mano, luego, sin más, comienzas a sentir un fuerte dolor en tu muñeca y ese mismo dolor recorre tu antebrazo. O imagina que estás despertando y comienzas a notar tus manos dormidas, sientes un extraño cosquilleo y comienzas a agitar fuerte la mano esperando que se te pase ese terrible malestar.

Esto no siempre es un ejercicio de imaginación, puede ocurrir y se deberse al síndrome del túnel carpiano.

Mucho se habla de esta patología pero por fortuna, cuando se detecta a tiempo, puede tratarse sin mayores complejidades, aunque en algunos casos, cuando se deja pasar mucho tiempo desde que sientes los primeros síntomas, se puede hablar incluso de una cirugía para aliviar tu dolor.

Pero vamos a comenzar hablando un poco sobre qué es el túnel carpiano, qué es el síndrome del túnel carpiano, cuáles son los principales síntomas a los que debes estar alerta y más importante aún: cómo puedes evitar sufrir el síndrome del túnel carpiano.

Comencemos:

¿Qué es el túnel carpiano?

El túnel carpiano es un paso de ligamentos y huesos que se encuentra en la base de la mano y contiene nervios y tendones. Este paso de ligamentos y huesos es muy estrecho. Aún más estrecho en las mujeres. 

¡Muy bien! Lo tenemos definido, ahora bien, vamos a ver qué sigue.

¿Qué es el síndrome del túnel carpiano?

El Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST por sus siglas), define el síndrome del túnel carpiano como un “síndrome neurológico producido por el atrapamiento del nervio mediano en el túnel carpiano” (no lo olvides, el túnel carpiano contiene nervios y tendones). 

El nervio mediano va desde el antebrazo hasta la muñeca y es el que controla las sensaciones del lado palmar del pulgar y los dedos (aunque no del dedo meñique), al igual que impulsos a algunos músculos pequeños en la mano que permiten que se muevan los dedos y el pulgar.

El INSST además nos muestra un dato interesante:

“El Síndrome del Túnel Carpiano afecta a un 3% de la población en general y es más frecuente en mujeres entre las décadas cuarta y sexta de vida.”

Aún no se conoce la causa científica de por qué afecta hasta tres veces más a las mujeres, pero el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares de Estados Unidos cree que puede deberse a que el estrechamiento del túnel carpiano es más pronunciado en las mujeres.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome del túnel carpiano?

  • Muchas veces todo puede comenzar con un leve ardor y un extraño hormigueo en la palma de la mano, pero especialmente en los dedos pulgares, índice y el dedo del medio. También puede sentirse una extraña picazón en la zona.
  • Hemos atendido a pacientes que nos han comentado sentir que sus dedos están muy hinchados a pesar de no tener ningún tipo de hinchazón visible.
  • Incluso en nuestra consulta nos han comentado que despiertan con un extraño hormigueo en las manos y sienten la necesidad de sacudirla.
  • Todo empeora cuando ese hormigueo en las manos, esa picazón o ese dolor se mantiene durante todo el día. El dolor puede afectar los músculos y como consecuencia la fuerza del agarre.

Así que, si sientes alguno de estos síntomas, nuestra recomendación es que hables con tu traumatólogo de confianza para tener un diagnóstico más exacto. 

¿Cómo se puede evitar el síndrome del túnel carpiano?

  • Los ejercicios de estiramiento en el trabajo son muy útiles para evitar el síndrome del túnel carpiano. Incluir descansos frecuentes, sobretodo de la muñeca, también es una buena forma de evitar el síndrome del túnel carpiano en el trabajo.
  • Recuerda que la posición de tu mano y tu muñeca es clave. Procura mantener la muñeca derecha.
  • Evita mantener tu muñeca en una posición forzada. Como por ejemplo al trabajar mucho tiempo con la mano en el ratón de ordenador o al hablar por el móvil con el teléfono en la mano durante un largo periodo. Recomendamos para ello el uso de manos libres.
  • El uso frecuente de herramientas vibrátiles, en especial aquellas que se posan en la base de tu mano para el agarre, puede ser un factor de riesgo para tener el síndrome del túnel carpiano. La recomendación es evitar el uso prolongado de estas herramientas y hacer ejercicios de estiramiento de la mano.

En conclusión:

Si eres de las personas que trabaja frente a un ordenador, tienes que estar alerta con la postura de tu muñeca. Si por otro lado, utilizas herramientas de trabajo que se apoyan en tu muñeca, y además mantienes esa postura de manera prolongada, también debes estar alerta con la postura de tu muñeca.

Los ejercicios de estiramiento de la mano y muñeca pueden ayudarte mucho a evitar sufrir el síndrome del túnel carpiano. Así que la recomendación es poner en práctica algunos, como por ejemplo:

Algunos ejercicios de estiramiento de muñeca que puedes poner en práctica hoy mismo:

  • Junta las palmas de tus manos sobre tu cabeza, como si vas a rezar. Luego, sin separar las palmas de la manos, llévalas a la altura de tu pecho. Mantén esa posición durante unos 20 segundos y repite unas tres veces más.
  • Entrecruza tus dedos, sube las manos por encima de tu cabeza y dobla la mano de forma que las palmas miren hacia arriba. Estira los brazos y mantén el estiramiento por unos 20 segundos.
  • Otro ejercicio que puedes poner en práctica es estirar tu brazo hacia el frente, asegúrate que el codo esté totalmente extendido. Con tu mano, agarra la parte dorsal del lado que vas a estirar (la mano que vas a estirar) y llévala hacia abajo, mantén esa postura unos 20 segundos y repite tres veces.

Recuerda que, si presentas alguno de los síntomas que te hemos descrito, la recomendación es que asistas de inmediato a tu médico de confianza. También puedes solicitar una cita en nuestra consulta para hacer las pruebas diagnósticas necesarias y ayudarte con tu padecimiento.